Adiós pies ásperos

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Nos sirve como aislante entre el mundo exterior y el interior de nuestro organismo, previniendo el contacto con material dañino. Si no cuenta con la hidratación necesaria, nuestra piel se vuelve vulnerable y deja de cumplir con sus funciones correctamente, haciendo que el paso de contaminantes sea menos dificultoso.

Generalmente en verano se sufre más de resequedad en los pies. Eso sucede porque llevamos sandalias o zapatos abiertos, nuestra piel está en contacto con polvo, usamos el aire acondicionado, etc. En invierno la humedad de la piel se mantiene mejor, pero tampoco debes dejar de lado a tus pies.

Es importante mencionar que la alimentación y el tipo de calzados o medias que utilicemos pueden influir en la mencionada molestia, igual que la deficiente ingesta de agua durante el día.

Ingredientes:
♥♥Agua
♥♥Vinagre de manzana

Preparación:
Puedes remojar tus pies en agua tibia, a la que añades medio vaso de vinagre de manzana. El vinagre otorga efectos por partida doble: ayuda a eliminar los posibles hongos que puedan aparecer y a ablandar las durezas en los pies, haciendo más fácil su eliminación.
yei4